Argentina Tu Historia Mala Praxis

Nicolas Pared de Merlo | Tu Historia Mala Praxis Médica

Soy Cristina, mamá de Nicolás Pared.

A raíz de un accidente de tránsito en el cúal mi hijo fue atropellado, ingresó al Hospital Eva Perón de Merlo.

El domingo 6 de mayo del 2018, con una fractura expuesta recibió sólo una “toilette quirúrgica”, que consistió en la limpieza y cura de la herida en la sala de operaciones.

Su pierna no se veía bien. Nico tenía fiebre. Y el martes volvieron a llevarlo a quirófano, y nuevamente limpiaron la herida, pero esta vez y le colocaron un clavo ortopédico…

Luego de la intervención, nos informaron que tenía un 50% de posibilidades de perder su pierna y que era necesario realizar limpiezas constantemente.

Sin embargo, las limpiezas no se hacían. De vez en cuando algún medico aparecía a hacer la ronda, y nosotros le decíamos que había que limpiar la zona… respondían: ¡No!  eso es trabajo de la enfermera…. Íbamos a hablar con las enfermeras y ellas contestaban: Noo!! Como le vamos a mover la pierna al paciente, es el medico el encargado de hacer ese trabajo.

Resultado: las limpiezas se hacían únicamente cuando estaba el Dr. Aguilar, y cuando él se iba no le cambiaban ni el vendaje.

Entre el 8 y el 13 de mayo, Nico estuvo internado, bajo esas condiciones.

No lo atendieron correctamente… si bien siempre estuvimos pendientes de todo, e hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance… no pudimos preveer las consecuencias que la falta de atención podían ocasionar en la salud de Nico.

El 13 de mayo lo llevaron a quirófano, dijeron que Nico tenía una infección. Allí descubrieron que el músculo del empeine estaba podrido, y según ellos apenas había tocado el hueso.

Al día siguente, lo llevaron otra vez. Nos informaron despúes del procedimiento que habían limpiado bastante y que habían sacado mucho tejido en mal estado…

Nunca nos informaron que la cirugía suponía un riego y mucho menos que la infección era de tal magnitud, como para poner en peligro la vida de Nico .

Cuando acudimos al Hospital, el 15 por la mañana, vimos mucho movimiento.

Los traumatólogos nos dijeron que Nicolás había empezado a vomitar sangre, y estaban tratando de hacerle una endoscopia, mientras él permanecía despierto.

No pudieron, y como seguía vomitando lo trasladaron a terapia intensiva.

Nico entro en coma inducido para que los médicos pudieran hacer la endoscopia.

El resultado del estudio indicó que tenía una pequeña ulcera en el estómago, que había quedado tapada con un coágulo.

El médico de turno en terapia nos dijo que, dada la condición de nuestro hijo, era necesario estabilizarlo primero, y que hasta que eso no ocurriera no iban a poder llevarlo nuevamente a quirófano.

Sin embargo, con el cambio de guardia, Nico fue trasladado de todos modos a la sala de operaciones. Sin importarles si mi hijo estaba en condiciones de afrontar una nueva intervención.

No teníamos mucha información, nunca nos dijeron nada.

Decidieron amputarle la pierna y nos avisaron que su situación era crítica.

Pasaron dos horas, y nos llamaron nuevamente para informarnos que nuestro hijo había sufrido un paro cardiorrespiratorio, que habían hecho todo lo posible… sin resultados.

Nico había fallecido…

Mi hijo tenía 20 años, era un chico súper sano y gozaba de una salud excelente.

Sabemos lo que no hicieron, lo abandonaron… lo dejaron morir.

No lo atendieron como debían haberlo hecho, no se preocuparon por nada.

Nico no se merecía esto.

 

Tenemos dos hijos más que nos necesitan… todos estamos luchando para que se sepa la verdad.

 

Cristina y Cacho Pared, padres de Nicolás.

Síguenos

Malapraxisweb también está en las redes sociales. Todas las noticias actualizadas diariamente.