Tu Historia Mala Praxis

Guadalupe Codes de Mendoza | Tu Historia Mala Praxis Médica

Guada tenía 7 años cuando – después de realizarle los controles que le hacíamos todos los años – supimos que tenía Leucemia…

El cáncer apareció en 2012 y apenas supo lo que tenía, jamás se rindió.

Desde el primer momento fue consciente de que la lucha a la que se enfrentaba iba a ser una lucha difícil, pero puso toda su garra.

Luego de cada internación o quimioterapia, ella salía sonriendo, siempre se comportó como una nena “normal” de su edad…

Después de un tiempo, y de un tratamiento largo, los análisis mostraron que Guada había vencido al cáncer… por fin había entrado en remisión…pero como en todos estos casos hay que esperar un tiempo y realizar controles para esperar el alta total.

Guady hizo vida normal, y se repitió los análisis con suma precisión.

Pasaron 2 años y medio, y después de uno de estos análisis de control, el resultado mostró que las células cancerígenas habían regresado, que había tenido una recaída… Guada se preparó para dar batalla de nuevo.

El 24 de agosto de 2015 (lunes) le iban a realizar la primer quimio…

Dos medicas estaban a cargo de administrarle el protocolo de quimioterapia que se realiza en estos casos, con el cual todos, tanto Guada como su familia, estábamos familiarizados, las doctoras Viviana Bacciedoni y Andrea Piatti.

Ese día Guadalupe estaba con su mamá, Andrea mi esposa, que vio que las jeringas con los medicamentos estaban en una bandeja simple, sin rotulación, es decir no se leía que medicamentos eran…

Al inyectarle la primera jeringa, la Dra. Viviana Bacciedoni fue advertida por la Dra. Andrea Piatti sobre una situación… hablaron entre ellas… esta otra médica interrumpió la aplicación de ese medicamento cuando se había inyectado aproximadamente el 40% de la droga…

Mi esposa noto que se pusieron nerviosas… entonces les pregunto qué era lo que estaba pasando… ellas dijeron que no era nada, que todo estaba bien y se fueron. Quedaban todavía restos del medicamento en esa jeringa.

Pasaron unos 30 minutos y nos pidieron que fuéramos a una oficina.

Allí nos recibieron las dos médicas que le habían iniciado la quimio a Guada y el jefe del servicio de hematología FRANCISCO DEL RÍO (cómplice de estas mujeres, especialmente de BACCIEDONI ya que es su esposa), solo Bacciedoni fue la que habló y nos dijo que debido a que esta quimioterapia era más fuerte que las anteriores era necesario llevar a Guada al quirófano a practicarle un drenaje…

A Guada le habían inyectado VINCRISTINA (un medicamento oncológico) por vía intratecal (es decir en la médula), cuando debería haber sido suministrado únicamente por vía endovenosa. Ya que como su prospecto lo dice “colocado de forma intratecal es letal”.

Para “remendar” la situación, y eliminar el medicamento de su cuerpito iban a realizar ese drenaje para el cual nos estaban pidiendo autorización, sin contarnos realmente lo que había pasado.

Accedimos, por supuesto.

Tal drenaje que debían hacerle debía hacerse desde la cabeza hacia abajo… para retirar así la mayor cantidad de medicamento…pero también hicieron mal eso, cometieron otro error ya que lo hicieron desde la médula y no desde algún ventrículo de su cabeza.

Guada salió bien de quirófano, y nos dijeron que todo iba a estar bien…

12 horas después, ya martes, ella comenzó a sentirse mal, se le paralizaban las piernas y se dormía… los médicos la vieron, y no hicieron nada… Preguntábamos porque estaba así??, que pasaba??? Nunca antes había tenido esos síntomas… ellos solo respondían que todo estaba bien…

La doctora VIVIANA BACCIEDONI no aparecía al igual que su cómplice la doctora ANDREA PIATTI.

El miércoles, sin que supiéramos, la doctora BACCIEDONI le suministró VINCRISTINA nuevamente, esta vez endovenosa, pese a que estaba totalmente contraindicado, y Guada empeoró.

Eran casi las 2 de la mañana del jueves 27 de agosto cuando mi esposa me llamo y me pidió que fuera al hospital porque nuestra hija no estaba nada bien.

Fue así que pedimos que llamaran a las doctoras BACCIEDONI y PIATTI para que nos dijeran que estaba pasando con Guada, ya que no podía mover sus piernas y le tuvieron que poner una sonda urinaria porque tampoco podía orinar. Cuando se presentó la doctora BACCIEDONI nos dijo: “cómo quieren que no esté así si la doctora PIATTI le colocó una medicación por error”. Jamás nos dijo eso en la primera reunión… nos MINTIERON.

Inmediatamente pedimos el traslado a otro hospital, no queríamos que esa “Doctora” siguiera atendiendo a Guada.

Logramos que a Guadalupe la trasladaran al Hospital de Niños Humberto Notti el día viernes 28. Apenas llegamos debieron inducirle un coma… porque Guada no podía respirar bien, y sus riñones fallaban.

Guady estuvo luchando internada por tres largos meses.

Guadalupe tenía una energía increíble, ella siempre fue consciente de su enfermedad y la llevaba muy bien, hacia una vida normal, jugaba, corría, saltaba como una nena sana, incluso después de las largas quimioterapias lejos de estar agobiada… ella siempre salía feliz… lamentablemente no tuvo las fuerzas suficientes para seguir peleando.

Falleció el 20 de noviembre de 2015, tenía solo 9 años. El 30 de noviembre – en pocos días más – iba a cumplir 10.

Las médicas en su defensa dijeron que ella tenía cáncer y se iba a morir de todos modos…pero se convirtieron en verdugos, arrebatándole tiempo de calidad junto a su familia.

Apenas hicimos la denuncia, tuvimos accedo a la historia clínica y comenzamos a enterarnos de muchas cosas turbias, por ejemplo, que borraron la tomografía que le hicieron a Guada el día que estás dos ineptas le colocaron mal la medicación e incluso que el HOSPITAL ESPAÑOL DE MENDOZA no tenía la habilitación para realizar quimioterapias…. desde ese momento comenzó nuestra lucha… con nuestra hija todavía viva.

Cuando tuvimos la historia clínica en nuestras manos vimos que el hospital había hecho un reporte de incidente el mismo lunes 24 de agosto, dejando constancia que las medicas se habían equivocado en la administración del medicamento, ADMITIENDO LA MALAPRAXIS. PERO NO LAS SACARON DE SU CARGO, las dejaron ahí, para que sigan matando gente.

Logramos en estos años de lucha que le quitaran la matricula mediante un proceso administrativo… pero la justicia es tan INJUSTA que le permitieron recuperar la matrícula a BACCIEDONI, que después de varias chicanas, sigue trabajando y ejerciendo la medicina… a pesar de que sigue bajo investigación. La doctora PIATTI aún tiene su matrícula suspendida por 4 años.

Mientras tanto estamos esperando la fecha de inicio del juicio penal.

La bronca es que TENIENDO LA PRUEBA DEL ERROR por parte del hospital, este juicio debería de haber sido mucho más corto, sin embargo nos obliga a toda la familia a seguir viviendo este calvario día a día, a presentar pruebas y más pruebas… queremos que se termine, que Guady descanse en paz, que todos podamos descansar… nunca podremos despertar de esta pesadilla, y no existe veredicto que nos devuelva a nuestra hija, pero estamos tranquilos de que como familia hicimos todo para que lo que nos sucedió en el Hospital Español no le suceda a nadie más…

La justicia argentina debe entender de una vez por todas que muchos médicos son negligentes y debería permitir juicios ejemplificadores más cortos.

No vamos a parar hasta que las responsables vayan presas.

Nos queda el recuerdo de una nena feliz, una nena inmensamente amada, que disfruto de su vida 100%, disfruto de sus afectos, que tuvo todo lo que estuvo a nuestro alcance en cuestiones médicas, Guada siempre recibió lo mejor de lo mejor… pero jamás vamos a olvidar que estas bestias le arrebataron la vida por un simple “error” como ellas dicen.

  ¡JUSTICIA POR GUADALUPE!

Mauricio Codes – Papá de Guadalupe – Mendoza

Etiquetas

Síguenos

Malapraxisweb también está en las redes sociales. Todas las noticias actualizadas diariamente.